El pasado 18 de marzo se presentó en consulta un gato joven que vivía en la calle y que no podía andar. Al dejarlo en el suelo pudimos ver que tanto la extremidad anterior como la posterior derecha las llevaba completamente estirada como se aprecia en el video.

Nuestra compañera Virginia lo exploró y pudo ver que además no presentaba propiocepción y tenía pérdida de sensibilidad tanto superficial como profunda, siendo esto un mal pronóstico. Además vio una herida a nivel del cuello justo en el lado derecho.

Al hacer le las radiografías se halló la causa de tal parálisis, un perdigón incrustado en las cervicales, entre las vértebras cervicales C3 Y C4. En ella se puede ver a nivel del cuello y correspondiendo con la herida que tenía en la piel el balín incrustado.

Se instauró el tratamiento médico y quedó hospitalizado en reposo absoluto durante los primeros tres días. Pasado el tiempo de reposo comenzamos con los masajes con el objetivo de disminuir la tensión muscular secundaria a una lesión espinal, mejorar la función de las articulaciones, reducir y prevenir el estasis venoso y linfático, movilizar adhesiones, regular el tono muscular y reparar los músculos para la rehabilitación y acelerar su recuperación después de la fisioterapia.

Las sesiones de rehabilitación se hicieron  la primera semana durante 30 minutos dos veces al día.

Hay diferentes modalidades de masajes que se realizan en Perdigón durante la sesión, entre las que se destacan: Stroking (acariciar), Kneading (pellizcar) sobretodo en las almohadillas y entre los dedos para activar la sensibilidad, Rubbing (friccionar), Circling (masaje circular),  Hacking (palmoteo con el borde de la mano) y Shacking (agitar). Aplicando calor previo en la zona antes y después del masaje.

Durante la valoración funcional en las sesiones, detectamos una serie de alteraciones: Atrofia de los músculos antigravitatorios (hombro), contractura por sobrecarga del tríceps braquial derecho, bíceps femoral derecho (debido a la tendencia a la extensión por su lesión) y el resto de la musculatura sobrecargada por las alteraciones en el centro de gravedad y en la biomecánica del paso.

Por lo que se elaboró otro plan de rehabilitación añadiendo al cuarto día de masaje ejercicios terapéuticos, con ellos evitamos que el periodo de dolor se alargue, reducimos la cojera, mejoramos el uso muscular y ayudamos a evitar su atrofia.

Una vez Perdigón comenzó a mostrar signos de sensibilidad al dolor, efectuamos  3 sesiones al día de 45 minutos.

Entre los ejercicios pasivos destacamos:

  • PROM (gama de movimientos pasivos)
  • Streching
  • Ejercicios de reflejo flexor
  • Bicicleta.

Entre los ejercicios terapéuticos asistidos destacamos:

  • Mantener el animal en pie
  • Ejercicios con baloKneading (pellizcar)
  • Hacking (palmoteo de canto).

Entre los ejercicios terapéuticos activos destacamos:

  • Paseos lentos sobre esterilla antideslizante
  • Carga de peso tercio posterior alternado
  • Carretilla y balanceo para mejorar el equilibrio y la estabilidad.
  • Terminando siempre aplicando calor en la zona mientras se le da un masaje relajante (Stroking)

A la segunda semana, el animal camina apoyando totalmente la extremidad posterior derecha, manteniendo aún estirada la extremidad anterior derecha y sin tener toda la propiocepción.

A los 21 días Perdigón, camina prácticamente con normalidad, presentando una mínima inestabilidad. Se mantendrá el mismo plan de rehabilitación, ampliando las horas de paseo hasta la total recuperación muscular.

El paciente se dejó manipular en todo momento y se ha portado siempre de maravilla. En este caso se estaba manipulando la extremidad anterior.

Ahora que Perdigón está totalmente recuperado, estamos buscando adoptante para darle la vida que se merece. Si hay algún interesado, llamad a los teléfonos 961262674(Faycán Catarroja) o al 962555954 (Faycán Montroy).

Mar Ramírez Franco.
Auxiliar Veterinaria. Responsable de la rehabilitación.